50 sombras pollas

Hace un tiempo, una amiga le dejó a mi señora el primer libro de la TDLQTEMH*, o sea, “50 sombras de Grey”; todo ello acompañado de loas y alabanzas. Y paralelamente, otra amiga me comentaba con un gesto cómplice “ya verás cómo lo vas a notar, je, je”.

Pues bien, el marcador de páginas ya va bastante avanzado, y no sólo no noto nada, sino que además el único comentario que me ha hecho sobre el asunto es que “este libro es como pa una película del sábado por la tarde pero, además, mal escrito”.

Así que yo me consuelo con mi Snuff, del cual les extraigo una frase pratchettiana:

Harry Rey (…) era un bribón, un oportunista, un luchador implacable y un peligroso conductor de negocios por encima del límite de velocidad. Puesto que decirlo todo llevaba demasiado tiempo, lo calificaban de exitoso empresario

(*) No me lo invento, lo pone en la portada del tocho ese.