Detroit de los caballeros

Ayer leí un gran artículo sobre el declive de Detroit, la ‘ciudad del motor’ que se ha convertido en una ciudad fantasma. No es que me haya impactado, es que todavía no iba ni por el tercer renglón cuando ya estaba buscando paralelismos con mi ciudad. He reproducido el artículo original (recortando, que era muy largo), con añadidos en cursiva para adaptarlo a una visión de Ávila en un futuro no sé si muy lejano… ¿2020? El Camarada seguro que me dice que antes… Coñas aparte, la sensación que me da es que vamos por el mismo camino. Verán que no hay tanta cursiva… Un replace de ‘Detroit’ por ‘Ávila’ y poco más…
Continue reading

Adios al ‘Estilo Paradores’

Si el Barça es més que un club, Paradores es más que una cadena hotelera. Ni son baratos, ni son lujosos, ni son cómodos, pero no me negarán que tienen un espíritu propio. Sí, un espíritu un poco rancio, que huele a medieval, a Información y Turismo, a señorito y a coñac, pero si durante años han sido referentes en su sector, por algo sería. Cierto es que contaban con el todopoderoso respaldo de Papá Estado, pero se convirtieron en un pilar del turismo ‘no masificado’, y para muchas localidades su mera presencia se convertía en reclamo y puerta de entrada para el visitante.
Continue reading

Precios locos

Lo confieso: en ocasiones voy al McDonalds o al Telepizza. Y cada vez que voy me siento mal. Pero no se piensen ustedes que es por condicionantes éticos o dietéticos, no (el Camarada sí que tiene esos condicionantes, pero él tiene más de progre y de sobrepeso). No es eso. Lo malo de ser fastfoodista ocasional (de pascuas a ramos) es que siempre me hago un lío con los precios. No hay peor cosa en uno de esos sitios que querer sólo una hamburguesa.
Continue reading

Diseño socarrón

Históricamente los seres humanos nos hemos considerado la especie elegida, el cénit de la evolución, el ‘bicho marca ACME’. La inteligencia nos distingue de entre las bestias*, decimos. Pero si tras el proceso evolutivo se esconde la mano del demiurgo, desde luego no lo podemos calificar de diseño inteligente: más bien sería un diseño socarrón. No se explican de otra manera las contradicciones en las que cae el animal que se autodenomina ‘sapiens’. Con esto no me refiero a que estemos sujetos a las pulsiones básicas como comer o reproducirse, no. Me refiero a la manera en que lo tenemos implantado en nuestro kernel: está claro que el programador era un friki. Veamos algunos ejemplos.
Continue reading

Privatiza, que algo queda

Una amiga enfermera (o ateese, o dúe, o como leches se llamen ahora los del gremio) me ha hecho llegar una petición del lector para que muestre su indignación, por sí y por todos sus compañeros, contra las infumables medidas que con la excusa de la crisis están intentando aplicarse contra la sanidad sanitaria. Yo creo que tratar de explicar mi postura ante ustedes es como cuando estos días pasados nos trataban de contar científicamente por qué no venía el fin del mundo. Manda güevos, decía yo; si alguien se cree lo del “día 1 tun katatún chimpún”, peor para él.
Continue reading