Damnatio memoriae

Esta semana me he leído el libro “Mediohombre”, cariñoso apodo con el que la soldadesca se refería al general Blas de Lezo por aquello de que le faltaban un ojo, un brazo y una pierna. El libro cuenta, en plan guión cinematográfico, los avatares del sitio de Cartagena de Indias, curiosa batalla que es algo así como el Vietnam de la armada inglesa. En efecto, los soldados de Blas (unos 3.500), rechazaron un desembarco de tal calibre que hasta Normandía no se volvió a juntar una flota mayor: casi 200 barcos y más de 30.000 soldados. Aquella batalla fue el punto culminante de la Guerra de la Oreja de Jenkins. Si usted no sabe a qué oreja me refiero, no se extrañe. Estamos ante un caso de damnatio memoriae que todavía hoy perdura, hasta en el Google Maps.

Es lógico que los ingleses no quieran ni acordarse. La cosa había comenzado cuando el capitán español Juan Fandiño capturó al tal Jenkins, pirata inglés (valga el pleonasmo), le cortó la oreja y lo despachó con el siguiente mensaje “Ve y dile a tu rey que lo mismo le haré si a lo mismo se atreve”. Aquella bravuconada fue la excusa para declarar la guerra a una debilitada España. Tras una victoriosa campaña por el Caribe, la armada inglesa, bajo el mando del almirante Vernon, se plantó ante Cartagena de Indias, defendida únicamente por 6 barcos, 3000 soldados y 600 arqueros indígenas.

Vernon, dada la desproporción de fuerzas, estaba tan convencido de la victoria que mandó un e-mail al rey Jorge II comunicándole la victoria; que fue celebrada por todo lo alto, pues suponía de facto el fin de la hegemonía española en América. No contaba con el loco de Lezo, que incluso tuvo que convencer al virrey para no rendirse. Lezo, junto con sus aliados (las inclemencias meteorológicas y los mosquitos) se las arregló para mandar a los ingleses a casa con el rabo entre las piernas. Tal fue la vergüenza que el rey Jorge II mandó borrar toda referencia a aquella batalla y prohibió hablar de ella en lo sucesivo, como si nunca hubiera existido.

Es lógico que los ingleses no tengan ninguna plaza dedicada a Cartagena al lado de Picadilly Circus, pero lo que no es tan lógico es que aquí este hecho pasase casi desapercibido. Cierto es que para España no supuso muchos cambios sobre la situación previa, pero gracias a ella se mantuvo durante medio siglo la hegemonía en el Atlántico; hasta que el gabacho de Villeneuve se las apañó para joderlo todo en Trafalgar. Pero que los norteamericanos de Mountain View hayan colaborado al olvido de esta batalla es incomprensible, y más teniendo en cuenta que esta guerra, al debilitar a la metrópoli, favoreció su propio proceso de independencia. ¿No me creen?

Ayer, buscando referencias de la batalla, me dispuse a buscar Tierra Bomba, una isla pantanosa cuya conquista supuso el principio de la derrota inglesa; la guerra de guerrillas y las enfermedades hicieron mella en la moral británica. Y cuál sería mi sorpresa: la isla ha sido borrada del Mapa Por Antonomasia, aunque aparece en la versión “satélite” cuando nos aproximamos. Compruébenlo vuesas mercedes:

Mapa
Satélite

Nota: la isla de Tierra Bomba es hoy un importante centro turístico y tiene 9.000 habitantes.

8 thoughts on “Damnatio memoriae

  1. tenderodigital

    March 11, 2013 at 6:31pm

    La larga mano de la Gran Bretaña, que todavía hoy quiere que nos olvidemos de Blas de Lezo.

  2. Javier

    March 12, 2013 at 6:51pm

    Existen medallas y monedas conmemorativas que acuñaron los ingleses (que curiosamente representaban a Lezo “completo”) que “sorprendentemente” desaparecieron cuando Vernon volvió con pocos barquitos, y hechos carbón, y una lista de bajas (entre combates y enfermedades) estremecedora. En cuanto a que consideraran una afrenta lo de la oreja, a su Graciosa Majestad se la sudaba la oreja o la chorra de Jenkins (lo de Fandiño debía ocurrir casi a diario), llevaban mucho tiempo buscando la más mínima escusa para declarar la guerra a España por cuestiones estrictamente mercantiles.

  3. Javier

    March 12, 2013 at 6:52pm

    Perdón, “excusa”.

  4. Jesus

    March 13, 2013 at 12:34pm

    Nosotros también hemos tenido cierta falta de memoria con este insigne marino, Blas DE Lezo, porque ha costao rogar mucho y bastante papeleo el que le pongan una Avenida con su nombre en Madrid (que tampoco sale en el Google Maps) pero que sin embargo existe

  5. Jesus

    March 13, 2013 at 12:36pm

    … y por cierto, era Almirante, no General

  6. jj

    March 14, 2013 at 10:46pm

    Hace unos años el colegio de ingenieros industriales de Valencia puso una placa conmemorativa de esto en Cartagena de Indias,
    http://www.armada.mde.es/ArmadaPortal/page/Portal/ArmadaEspannola/conocenos_noticias/prefLang_es/00_noticias–2010–01–NT-011-Homenaje-Blas-Lezo_es?_selectedNodeID=326038&_pageAction=selectItem

    teniendo en cuenta que no era valenciano ni ingeniero siempre pensé que era una escusa de unos cuanto para irse al caribe de vacaciones, méritos del Sr. Lezo aparte

  7. jj

    March 14, 2013 at 10:47pm

    excusa, perdón

Comments are closed.