Precios locos

Lo confieso: en ocasiones voy al McDonalds o al Telepizza. Y cada vez que voy me siento mal. Pero no se piensen ustedes que es por condicionantes éticos o dietéticos, no (el Camarada sí que tiene esos condicionantes, pero él tiene más de progre y de sobrepeso). No es eso. Lo malo de ser fastfoodista ocasional (de pascuas a ramos) es que siempre me hago un lío con los precios. No hay peor cosa en uno de esos sitios que querer sólo una hamburguesa.

La situación suele ser esta: uno está en un lugar hostil (el extranjero, un centro comercial, etc) y hay hambre y prisa. Pero tengo la ventaja (en estos tiempos de crisis) de ser de poco comer, y mi prole aún lo es menos. Así que nos apañamos con algo de comida rápida. Recibo las órdenes pertinentes y me planto delante del mostrador; por suerte, suele haber algo de cola, y eso me da tiempo a evaluar las opciones…

Vamoavé, la hamburguesa sola vale 5, pero el menú (que lleva además una bebida y patatas fritas, vale 7). Mi señora no quiere patatas fritas, si acaso, café y helado. Joder, eso ya me descoloca el menú. Miro las pantallas detrás del mostrador y empiezo a echar cuentas de los precios individuales y colectivos, pero no me aclaro… ¿La cerveza entra en el menú o sólo los refrescos? Ah, y tengo dos cupones del cine para un Menú Mediano (¿será de hobbits?) y un infantil por 10. Y hay oferta de café y donuts… ¿Le valdrá a mi churri el donuts en lugar del helado? Me da a mí que no. Aunque, en realidad, después de tomarse un café del McDonalds, sé que entrará en “modo retortijón”… Para la niña es más fácil, pediré el menú infantil con el “complemento” de manzana picada, me dirán que no queda manzana, y que sólo lo puedo combinar con patatas fritas, que mi niña no se va a comer; encima el menú que me iba a pedir yo ya trae otra bolsita de esa fritanga de fécula…

Mi cerebro se embucla. Por un lado, no quiero pedir cosas que no me vaya a comer; por otro, me jode pagar de más (aunque sea euro y medio) por utilizar una combinación no optimizada; es lo malo de ser una rata informática. Entiendo que en estas franquicias todo está diseñado para que “por un poquito más” te compres una dosis más completa de colesterol, pero es que los pardillos nos sentimos abrumados.

Pero el Telepizza es peor. Ahí, uno mira la lista de precios, y flipa: la pizza mediana vale un riñón, la grande un potosí. ¿Dónde me he metido? ¿Esto no era comida barata? Y entonces empiezas a mirar las ofertas. Resulta que si hubiera sido martes, el precio es indecentemente menor. Luego está la oferta de tres por uno, el problema es el de antes, que si sólo somos los de casa, con una pizza mediana nos sobra. Ganas me dan de intentar convencer a la familia que tengo detrás en la cola de pedir el tres por uno con ellos, pero temo que me miren como si estuviera loco. Al final, la cajera me encuentra una combinación óptima con una oferta que no salía en los carteles promocionales pero que el ordenador sí que acepta. Lo malo es que si vuelvo al mes siguiente seguramente no estén ni la misma oferta ni la misma cajera…

4 thoughts on “Precios locos

  1. Ronronia

    February 3, 2013 at 12:40pm

    Como la naturaleza me ha favorecido/fastidiado dotándome de un organismo ahorrador, no me veo en esos problemas porque jamás, nunca, pero jamás de los jamases, entre en ese tipo de locales ni como hamburguesas ni pizzas para no engordar y me mantengo en el mismo peso que tenía a los veinte años gracias a un esfuerzo titánico de voluntad que, conforme pasan los años, me va siendo más necesario. Así que, si algún día decido pasarme con la comida, elijo con mucho mimo y deliberación dónde hacerlo y más me verá apretándome un cocido o un arroz con bogavante, una merluza de pincho, un tartare o un solomillo, que algo de comida rápida. Total, para un día que me “suelto la faja” al mes…

    (Me juego una coliflor al vapor a que usted está delgado, don Supermón, y a que no le cuesta mantenerse así :))))

    • Camarada Bakunin

      February 4, 2013 at 10:09am

      Decir que Supermon está delgado es quedarse corto. Yo creo que con el traje y las botas de moto peso más que él, su señora y su niña juntos…

  2. Supermon

    February 3, 2013 at 7:07pm

    #1: Cierto, pertenezco al biotipo “escuchimizao” de Kretschmer. Se ha ganado vd. una coliflor fractal (o romanesco).

  3. Eu

    February 5, 2013 at 5:52pm

    Lo que jode es ver un anuncio por la tele y ver que el macFlurry cuesta 2 pavos y al niño le cobran 2,30.
    ¿Cómo puede ser eso?, pregunto.
    Por lo visto mi niño pide la versión con extras.

Comments are closed.